Adobe Reader may be required to view files on this page.


This digitization project was funded by a grant from the National Endowment for the Humanities

 

 

EUGENIO MARIA DE HOSTOS’S TEXTS WRITTEN in NEW YORK- ARTICLES

 

 

 

I. LO QUE SON LOS PRINCIPIOS

 

 

En la exposición de principios que vamos a in tentar, la primera idea que debemos definir es la que primero ocurrirá a la mente de cualquiera. Ocurrirá en forma de pregunta: ,Que es principia?

Principia es el primer paso en una marcha; el primer momento en un periodo; el fundamento O la base O el cimiento en una idea. Cuando Cuba se pone en marcha hacia la independencia y con la revolución inicia el periodo de su vida nueva y con la Constitución de Guaimaro declara emancipados a los esclavos y hombres de su derecho a los cubanos -el Grito de Yara es el Principia de su soberanía, la revolución es el principia de su independencia, la Constitución de Guaimaro es el principia de su derecho publico.

Cuando Sócrates declara que el alma es inmortal, convierte la inmortalidad del alma en un principio de responsabilidad para todos los seres racionales. Cuando Jesús predica que todos los hombres son hermanos, convierte esa fraternidad universal en un principio de cohesión para la humanidad entera. Cuando Martin Lutero protesta que sólo en el libre examen de la conciencia individual están la evidencia y la fuerza de las creencias, convierte el libre examen en un principio de independencia para todos los seres de conciencia.

El principio de responsabilidad establece la moral individual; el principio de cohesión establece la benevolencia universal y la moral social; el principio de libre examen establece la dignidad y la personalidad del ser humano.

 

 

.Esta defensa del programa de la Liga de los Independientes apareció en siete articulo  sucesivos en La Voz de la Patria, semanario de la emigración cubana que se editaba en Nueva York. Desde el numero 32 hasta el 38, comprendidos entre el 13 de octubre de 1876 y el 24 de noviembre del mismo ano. los artículos de Hostos, firmados E. M. H., fueron desarrollando uno por uno los principios del programa de los Independientes. Se incluyen en el Diario a fin de indicar en el la' presencia de Hostos en Nueva York, el ano dicho. El primero de estos esta precedido del siguiente exordio:

 

"Si por acaso pareciere científico el plan de estos escritos, med1tese antes de declarar que el rigor lógico no cabe en la propaganda de un hombre O de un periódico.

 

"Si por acaso se deslizasen algunas oscuridades en la forma, piénsese que no siempre esta la oscuridad en el pensamiento expuesto, y que esta con frecuencia en la atención que lo examina.

 

"Científico el plan u oscura la forma, excúselos la severa intención que los produce y discúlpelos la solemnidad del momento en que escribimos,

 

"Próxima ya la hora en que los combatientes activos y pasivos de la Independencia han de ser llamados a una obra de razón mas larga, ningún patriota de razón puede resignar la responsabilidad que ha de tocarle en la tarea de constituir en la libertad la sociedad desorganizada que dejara la guerra y que deja siempre la educación mortífera del coloniaje.

 

"A afirmar esa responsabilidad, a hacerla contemplar £rente a frente, a indicar los bienes que, de adoptarla, se conquistaran con ella para el porvenir, a eso tienden, en su plan, en su forma, en su intención, estos escritos y el programa político que desarrollan."

 

    

 

 

217


 

 


 

 

En las ciencias hay principios. Que "la atracción de los astros esta en razón directa de las masas y en proporción inversa del cuadrado de las distancias" es un principio de astronomía; que "la intensidad de la luz esta en razón inversa del cuadrado de la distancia" es un principio de óptica; que "el calor es una transformación del movimiento" es el principio que guía a toda la física moderna.

En el arte hay principios. Las leyes de la perspectiva producen en la naturaleza remedada los mismos efectos estéticos que en la naturaleza real: ese es un principio que separa radicalmente la pintura de los tiempos medios y antiguos, de la pintura del Renacimiento y de los tiempos modernos. La naturaleza humana contiene en si misma mas elementos dramáticos que el antiguo artificio del destino y de la fatalidad: es un principio que desde Shakespeare ha transformado la dramática. El tiempo, las circunstancias, el medio social, etc., trascienden en la vida de individuos, de sociedades y de ideas: es un principio que dilata hoy los horizontes de la critica.

Como el arte, como las ciencias físicas, como la moral, como todo, la política tiene sus principios. Pero como la política es una ciencia de aplicación que hasta no ha mucho ha tomado exclusivamente de la vida histórica de la humanidad sus materiales, considera principios una porción de errores, de intereses y pasiones que por su larga duración en la historia de los hombres paredan elementos normales de la vida social, y sobre eIlos fabricó artificios tan antihumanos como la monarquía, como la dictadura, como la democracia privilegiada, como el parlamentarismo, como el imperio democrático y como la republica mesocrática.

La monarquía, en cualquiera de sus formas, ya electiva O hereditaria, ya constitucional O absoluta, esta basada en tres principios que son tres contraprincipios: el principio de fuerza, el de clasificación social, el de autoridad personal.  El establecimiento del orden por la fuerza, no es un principio; la división de la sociedad en clases no es principio; la autoridad de un jerarca, de un autócrata, de un rey, de un déspota, basada en la debilidad de una sociedad dividida y en la acción compulsiva de la fuerza bruta, no es principio; todo eso va contra los principios; todo eso es contraprincipio.

La dictadura -ejérzala Pericles, Cesar O Napoleón- esta basada en un principio falso; y cuando se dice que obedece a la necesidad suprema de cohesión en que se halla una sociedad desorganizada se va contra el principio, bueno y efectivo porque es real y positivo, que establece el orden en la libertad, la cohesión en la afinidad, la fuerza del todo en la armonía de las partes, que es el verdadero principio de organización en la naturaleza. Democracia privilegiada es la que en Grecia y Roma elimina de la actividad política y social a los esclavos, sustrae del goce del derecho al no ciudadano, y por medio del censo suprime la función de la ciudadanía en una porción del pueblo. Esa democracia privilegiada, artificialmente fundada en el principio de la soberanía directa del pueblo, va contra el principio de la soberanía popular, porque reduce el pueblo al ciudadano de Esparta, de Atenas, del Peloponesio, de Roma, y mata el derecho de la libertad en el esc1avo y la función del derecho en el griego y en el romano que no son patricios O no descienden de patricios O no han nacido en Roma


 

218
 

 

O en Esparta O no han tenido ocasión de conquistar con servicios heroicos la ciudadanía.

Desde que Carlos I de Inglaterra se resolvió a convocar el Parlamento Largo y desde que este estableció el precedente de una gobernación del pueblo por sus representantes, el principio de representación O de delegación, aun viciado y anormalmente desarrollado como ha sido desde el siglo XVII hasta hoy en Inglaterra, se convirtió en ideal de los pueblos oprimidos, en materia primera de todos los tratadistas de derecho publico y en el conjunto de precedentes, procederes, juegos de equilibrio y mecanismos artificiosos que constituyen el sistema parlamentario. Pero el principio de representación O delegación que -aplicado alas tres funciones de la soberanía popuIar - es sano y sabio, aplicado exclusivamente a la función legislativa es falso; es un contraprincipio, no un principio.

El imperio democrático que, desde Cesar Augusto hasta Napoleón III ha tratado de combinar dos principios antagónicos, no porque haya entre ellos antagonismo lógico, sino porque están aplicados con falacia y con maldad, destruye el principio democrático porque sustituye un pueblo en un hombre, y destruye el principio de autoridad de la ley e imperio de la ley, porque hace legislador, ejecutor y juez a un supuesto delegado del poder popular. La republica mesocrática, O de la clase media, recién nacida en Francia después de haber , muerto en la Italia de los siglos medios 1 falsea el principio de soberanía y     adultera el principio de elección que, lealmente aplicados, constituyen el principio republicano de gobierno.                                                   .

Todas esas formas de gobierno, que han constituido hasta 1787 la ciencia política y la política activa del mundo antiguo y del moderno reconocían la realidad histórica, pero desconocían la realidad humana: fabricaban sobre el hombre y la sociedad que resultaban del procedimiento casual O vicioso de intereses, errores y pasiones, no sobre la naturaleza positiva del hombre y de la sociedad. Como era natural, aun cuando reconocieran a veces la esencialidad de un principio racional, lo adulteraban al combinarlo violentamente con medios y tendencias que lo negaban, si no lo destruían.

Desde 1787, es decir, desde el momento en que apareció la Constitución federal de los Estados Unidos de America, la política, como ciencia y como arte, dio el paso mas trascendente que se ha dado en la ciencia y en el arte del gobierno, porque estableció principios y porque, deducidos como están de la naturaleza racional del ser humano, esos principios son racionales.

Sarcástico O sincero, Machiavelli deduce del despotismo de un Borgia un sistema de gobierno, y todos los principios que extrae de la odiosa realidad de aquel gobierno, son absurdos. Montesquieu deduce del examen del parlamentarismo de Inglaterra toda su teoría de la monarquía constitucional, y los principios de gobierno que establece son irracionales.

La Declaración de Derechos del Congreso Continental, la Declaración de Independencia, la Constitución Federal deducen de la naturaleza humana y

 

1 En el siglo XII todas las ciudades italianas erigidas en republicas, formaban verdaderas oligarquías. Las famiIias próceres gobernaban y la mesocracia O burguesía O clase media las sostenla.


219


 

 

de las condiciones naturales de la vida social, los principios en que fundan loa derechos del hombre y la organización de la sociedad civil. La deducción es tan fecunda, que da a luz la verdadera democracia, que engendra la libertad ordenadora, que produce una política científica.

,Por que? Porque tiene su fuente en los principios. Reconoce el principio de libertad, y abarca al individuo en todas sus manifestaciones, en todas sus actividades, en todas sus funciones. Reconoce el principio de igualdad en el derecho, y abarca todas las subdivisiones del pueblo y todas las funciones de la sociedad. Reconoce el principio de autoridad en la ley y por la ley, y armoniza el derecho personal con el derecho colectivo. Afirma el principio de separación en las funciones de la soberanía, y crea la independencia y la responsabilidad de los poderes p1iblicos. Afirma el principio de unidad en la variedad, y establece la federación.

Ahora bien: ¿Que son principios? Ya lo sabemos. En la ciencia política, son las ideas generales de donde se deducen espontánea, natural y lógicamente los derechos del individuo, los derechos de la sociedad, la autoridad de la ley, la organización de los poderes del Estado y la acción armónica de todos y cada uno de los territorios que componen la nación, basando el orden en la libertad, la libertad en el derecho, el derecho en la naturaleza del hombre y en las actividades naturales de la sociedad.

En el arte, principio es la concepción de la realidad bella, varia y armoniosa. En la ciencia, principio es la afirmación de una ley general del universo. En la moral, principio es el conocimiento de una ley universal del alma humana. En todo, principio es un punto de partida racional, un fundamento, una realidad fundamental, una verdad primera mas evidente que cualquiera otra, una base necesaria, la raíz y el germen de donde espontánea, natural y lógicamente se desprende el fruto, así como espontánea, natural y lógicamente se desprendió del paso de Yara la independencia de Cuba, y así como, si queremos y sabemos, de la independencia se desprenderá la libertad de Cuba.

 

II. PRINCIPIO DE LIBERTAD

 

 

 

"Principio de libertad absoluta para los derechos

del ser humano, fundados en la necesidad

 imperativa de la conciencia, del pensamiento,

 de la moralidad, de la dignidad y de la actividad

 del hombre." (De un programa.)

 

Reconocer un principio en la política, como en todo lo sujeto a observación y experiencia, es some terse a todas sus deducciones lógicas, a todas sus aplicaciones racionales, a todos los medios de acción que de el derivan. Así, cuando se

 

.He aquí los estatutos escritos por Hostos, cuyos principios defiende y explica a partir de este articulo hasta el titulado Principia de expansión, inclusive.

 

 Estatutos de la Liga de los Independientes

 

Titulo de la Liga: Articulo 1ọ. Se establece una asociación política con el nombre de Liga de los Independientes.


 

 

220
 

 

 

afirma el principio de libertad, se afirman con el todas las libertades de que el individuo ha menester para realizar los objetos de su vida, y las que necesita la sociedad para ejercer sus funciones y satisfacer sus necesidades.

Ni el individuo haría efectivas sus facultades ni la sociedad realizaría sus fines, si la libertad estuviera relacionada por la naturaleza a cualquiera fuerza que no tendiera a auxiliar, a completar, y a facilitar el cumplimiento de los fines individuales y sociales en el hombre. La naturaleza no ha cometido ese contrasentido, no ha incurrido en ese contraprincipio. En ella, el ser racional es absolutamente libre.

Para hacer mas absoluta la libertad del hombre, la naturaleza Ie dio la capacidad de violar por completo so pena de dolor, O decadencia, las leyes de su existencia moral e intelectual y de contrariar en parte la ley de su existencia orgánica. El animal no puede oponerse, sin morir, a la ley de sus instintos; el vegetal muere, aun sin oponerse a la ley de sus necesidades, en cuanto estas encuentran un obstáculo insalvable.

Lo que no quiere la naturaleza, no puede quererlo impunemente el artificio humano; y si hay algún castigo patente en la historia frecuentemente criminal de nuestra especie, es el que ha caído sobre todas las razas, y esta cayendo sobre todas las naciones que han violado el principio de libertad. De todas las socie­

 

Objeto: Articulo 2ọ. El objeto de la Liga es trabajar material, intelectual y moralmente en favor de la independencia absoluta de Cuba y Puerto Rico, hasta conseguir su total separación de España y su indiscutible existencia como naciones soberanas.

 

Fines: Articulo 3ọ. Siendo la conquista de la independencia un simple paso hacia la obra ulterior de la libertad política, religiosa, económica e intelectual, la Liga considera como fines propios de su existencia de hoy y de su actividad de siempre:

 

a) El establecimiento de la Republica y de la democracia representativa en Cuba y Puerto Rico;

b) La creación de una personalidad O potencia internacional por medio de la Confederación de !as Antillas;

c) La sustitución de la confraternidad sentimental que hoy aproxima tibiamente a la sociedad latinoamericana de las Antillas y del continente, con la fraternidad de intereses materiales, intelectuales y morales, y con la unidad de civilización que espera a sociedades idénticas en origen y en tendencias.

         

Principios: Articulo 4ọ. Los independientes se conjuran a no obedecer, en sus esfuerzos individuales y colectivos en pro de los fines de la Liga, a principios políticos, religiosos y económico-sociales que no sean los siguientes:

 

a) Principio de libertad absoluta para los derechos del ser humano fundados en la necesidad imperativa de la conciencia, del pensamiento, de la moralidad, de la dignidad y de la actividad del ser humano;

b) Principio de autoridad absoluta para la ley, fundada en la ley escrita y discutida, aprobada y sancionada por los representantes del pueblo;

c) Principio de igualdad absoluta ante la ley, sin distinción de razas ni nacionalidades, fundada en la igualdad natural de los derechos individuales y políticos de todos los seres humanos;

d) Principio de separación radical en las tres funciones de la soberanía del pueblo, O en lo que se Llaman poder legislativo, ejecutivo y judicial;

e) Principio de unidad, paz y nacionalidad en las Antillas;

f) Principio de expansión hacia el continente latinoamericano.

 

Medios: Articulo 5ọ. La Liga de los Independientes no podrá emplear en la consecución de su objeto y en la realización de sus fines, otros medios que los adecuados a los principios, declarados.

 

Articulo 6ọ. Los medios de acción de la Liga son coercitivos y persuasivos.


 

221

 

 

 

dades que han vivido, ninguna ha tenido una vitalidad mas resistente que la china: cuando no alboreaba la civilización en los pueblos mas antiguos, siglos y siglos antes de que la libertad sonriera en Grecia, la sociedad china instituía las leyes de Manu, meditaba la humana moral de Confucio, establecía uno de los códigos penales mas sabios de que hay memoria, construía el estupendo canal que recorre su inmenso territorio, descubría la pólvora, hacia el descubrimiento mejor de la brújula, y se cree que hasta la imprenta descubrió. Pero las dos portentosas murallas que la encierran son el símbolo de granito de su vida: aquella sociedad amurallada no ha conocido jamás la libertad, y ha sufrido el tormento mas agudo que puede sufrir la inteligencia humana; ver que hay mas y mejor de lo que ha hecho, y sentirse amoldada para siempre a los mismos moldes en que millares de anos se había encarcelado. La primera vez que la libertad sonrió al hombre, presentó a la historia la sociedad antigua que, en menos tiempo, hizo mas. Desde entonces, mas de dos mil anos han pasado; y todavía lloran 1a muerte de aquel pueblo que  todo lo supo, menos conservar

 

Articulo 7ọ. Medios coercitivos son los que emplea. previa discusión y resolución de au comité ejecutivo, para efectuar un acto útil para la independencia O para la libertad.

 

Articulo 8ọ. Medios persuasivos son los que emplea para la propaganda, difusión y triunfo moral de sus principios.

 

De los medios coercitivos: Articulo 9ọ. Los medios coercitivos son:

a) La busca de recursos pecuniarios y militares;

b) La formación de expedientes militares para Cuba;

c) El auxilio de movimientos revolucionarios en Puerto Rico

 

 

De los medios persuasivos: Articulo 10. Son medios persuasivos:

a) La propaganda en todas sus formas, en todos los centros de emigración, en Puerto Rico en las demás Antillas y en el continente;

b) La sujeción estricta a los preceptos de la Constitución de Guaimaro, as! en los actos como en la propaganda de la Liga;

c) La publicación de un periódico, O dos, que tenga O tengan por programa la profesión de principios y la declaración de fines de la Liga.

 

 

Del periódico: Articulo 11. Un periódico de la Liga tendrá que publicar como programa las mencionadas profesión y declaración; tendrá que desarrollar continuamente en artículos doctrinales ese programa; tendrá que utilizar en favor de sus principios cuanto se practique y con sumisión a ellos se realice en cualquiera de las republicas del nuevo continente O en cualquiera de las naciones del antiguo.

 

Articulo 12. Un periódico de la Liga no atacara ni aceptara jamás ataque alguno personal. O que pueda interpretarse tal, contra nadie. menos aun contra antillanos, menos todavía contra los representantes del gobierno de Cuba, y mucho menos contra ese gobierno.

 

Articulo 13. En el caoo de que un periódico de la Liga se yea compelido a defenderse O defender a sus amigos contra ataques injustos O calumniosos, lo hard en solo cuatro reng/ones 'Y con la tranquilidad perfecta de los conciemudos.

 

 

De los ligados: Articulo 14. Se consideraran ligados, O socios de la Liga, a los antillanos, latinoamericanos e individuos de cualquiera otra nacionalidad que se comprometan, bajo juramento en forma, a someterse a los principios de la Liga, a no desviarse jamás del objeto y fines de la Liga. y a no emplear otros medios de acción O propaganda que los prefijados en estos Estatutos.

 

 

Deberes de los ligados: Articulo 15. Los ligados quedan, desde el momento de su iniciación, obligados a cumplir y a obedecer las indicaciones, instrucciones u órdenes del comité ejecutivo y del comité de propaganda.

   

 

proscripción: Articulo 16. Los ligados que falten a sus deberes serán proscriptos de ]a Liga.

 

Dirección de la Liga: Articulo 17. La Liga será dirigida por dos comités: uno de ejecución, otro de propaganda.

 


 

222
 

 

su libertad, cuantos admiradores tiene el heroísmo virtuoso, cuantos idolatras tiene la genialidad intelectual, cuantos celebran la fortuna esplendorosa, cuantos se apiadan del infortunio recibido, y cuantos saben hasta que punto se elevo con la libertad el pueblo griego, y de que punto a que abismo descendió con ella.

Si entre las naciones modernas hay alguna que recuerde en su brillo, en su gloria, en su fortuna y en su amable virtud de difusión a aquella malograda raza helénica; que en el mal como en el bien se Ie parezca, es la nación francesa. Soldado de Dios pudo llamarla Shakespeare al verla poner su heroico esfuerzo en toda propaganda humanitaria; combatiente de la razón puede llamarla la historia del siglo XVIII, siglo francés por excelencia. Pero los que con tan altas dotes la vemos en su larga agonía de libertad, si no esperáramos que la libertad la redimiera, la mortificaríamos sin cesar en la conciencia, preguntándole: Francia, Francia, ¿que has hecho de la libertad? ¿que has hecho, Francia?

Para ser superior al enemigo mas tenaz, basta hacerle justicia reposada. Mas digno de taciturna piedad que de ruidoso enojo, ese soberbio pueblo español

 

Comité ejecutivo: Articulo 18. El comité de ejecución se llamar.\. ejecutivo, se compondrá de cinco ligados, y ejecutara en total reserva sus resoluciones.

 

Comité de propaganda: Articulo 19. El comité de propaganda se llamara propagandista, se compondrá de once O quince ligados, y tendr.\. a su cargo:

a) La publicación y superintendencia del O los periódicos de la Liga;

b) Una correspondencia de exposición de objeto y fines, busca de afiliados y difusión de ideas, en Cuba, en todos los centros de emigración, en Puerto Rico, Santo Domingo, Haití, y en toda la América Latina.

c) Una clase nocturna de instrucción elemental; una serie de conferencias doctrinales, y la dirección de cuantos elementos de propaganda intelectual y moral conozca necesarios.

 

 

Convocación y reunión: Articulo 20. La Liga será convocada por el comité ejecutivo para todos los casos de elección, y siempre que el lo crea necesario. Se reunirá secretamente mientras las circunstancias no aconsejen la publicidad de sus sesiones y sus actos.

 

 

Elecciones: Articulo 21. La elección de ambos comités se hará en votación secreta por todos los ligados, convocados expresamente para el primer domingo del mes anterior a la cesación del termino reglamentario de ambos comités.

 

 

Incompatibilidad: Articulo 22. Son incompatibles los cargos de uno y otro comité.

 

 

Duración y denominación: Articulo 23. Los cargos duraran un ano y no caducaran por enfermedad, ni ausencia causada por servicio. Se denominaran: presidente, vice, secretario, tesorero y conciliarios

 

.

Sustitución: Articulo 24. No se hará sustitución temporal ni definitiva de cargos, antes de termino electoral, sino en caso de enfermedad, ausencia O declaración de proscripción. En los dos primeros casos, el vice sustituye al presidente. En el ultimo caso, se remplaza al proscripto.

 

 

Deliberación conjunta: Articulo 25. Los dos comités deliberaran conjuntamente en cuantas eventualidades lo crea necesario el presidente del comité ejecutivo, que en este, como en todos los casos, dirigirá personalmente, O por medio de un vice, toda reunión de la Liga y de 8US comités. El comité ejecutho provocara la deliberación conjunta en estos casas:

 

a) Envió e instrucciones de comisionados;

b) Para dec1arar la indignidad de un ligado.

 

              

Adicionales

 

    1ọ Mientras duren las actuales circunstancias, no podrí pasar de cincuenta, incluso los miembros de ambos comités, el numero de los ligados.

    2ọ La residencia de la Liga será Nueva York, mientras dure la guerra de independencia de Cuba.

 

 

223

 

 

no puede sufrir castigo mas. duro que el de ver que se Ie mira desde arriba que desde arriba se Ie hace justicia imperturbable. Ese pueblo tiene tres virtudes eminentes: el amor de su independencia, la lealtad a sus creencias, e valor en sus empresas. Si hubiera conocido, amado y sabido defender la libertad ningún otro pueblo europeo, excepto Inglaterra, hubiera hecho tanto bien a I: civilización, porque ningún otro pueblo, excepto Inglaterra, ocupaba en la geografía de Europa una posición tan favorable. Pero ese pueblo tiene la horrenda facultad de convertir en vicios sus virtudes, y la ha aplicado a convertir su amor de independencia en odio a la independencia de los territorios que ha dominado; su lealtad alas creencias aceptadas, en odio a las creencias de los otros; su valor, en furia desenfrenada contra el heroísmo de los que contra el han defendido su independencia, su fe, su libertad, su vida. En el momento mal propicio de su historia, cuando bajo los Reyes Católicos se Ie había encomendado la unificación de sus varios elementos etnológicos por la civilización occidental, y cuando bajo Carlos V de Alemania se Ie ofreció la perspectiva grandiosa de la jefatura moral del Mundo entero por medio del libre examen que nada y de la libertad interior que pidió vida, sofoca la libertad y la existencia de indios, judíos y moriscos, ahoga en un mar de sangre el libre examen, pasa a cuchillo la libertad de Flandes, asesina su propia libertad en los Comuneros de Castilla y en las germandas de Valencia, y como el sapo que el paleontólogo descubrió con vida bajo la formación secular de las rocas y morainas de los Alpes, solo ha conservado las funciones orgánicas de la vida, y solo ha vivido para jactarse, como hubiera podido hacerlo el sapo, de haber vivido a pesar de la roca que lo hundió.

Hay mas ejemplos del castigo que conllevan los cr1menes de razas y naciones contra la libertad; casi toda la historia es el relato de catástrofes sobrevenidas por violación del principio de libertad; pero los ejemplos presentados, y las catástrofes bosquejadas, bastan para hacer patente la evidencia de esa ley de vida social e individual. Lo que ahora importa, es establecer en su base natural ese principio y formular con exactitud la ley de vida que de ese principio se deduce.

Él ser racional es un ser de responsabilidad. Responde de su vida, responde de los actas de su vida, responde de las funciones, de las actividades y de las facultades de su vida. Si no tuviera el derecho de desviarse del plan de la naturaleza O de oponerse triunfalmente contra los obstáculos que !o desvían de la naturaleza, no respondería, porque no será responsable. El astro no responde de su órbita. El vegetal no responde de su forma. El animal no responde de su  instinto.  El animal, el vegetal, el astro, están sometidos incondicionalmente a la ley que prestablece el orden en su órbita, en su forma, en sus instintos. El hombre esta sometido también, pero condicionalmente (con la condición de que por sí mismo establezca el orden) a la ley biológica de sus órganos, a la ley moral de sus actividades, a la ley intelectual de sus facultades. Tiene el derecho de ejercitar para ese objeto su razón; pero tiene también el derecho de ejercitar en contra de ese objeto su razón. Por eso es libre.

Libre en absoluto como es, puede oponerse al desarrollo de los órganos; pero el dolor orgánico, la enfermedad, la amenaza de muerte, lo amonestan para que

 
 

224


 

 

emplee, en pro y no en contra de su organismo, el derecho y la libertad de que dispone. Libre en absoluto como es, puede oponerse al desarrollo de su actividad moral; pero el dolor del espíritu Ie advierte que hay un modo mas sana de ejercitar la libertad y su derecho. Libre como es, en absoluto, puede oponerse al desarrollo de las fuerzas creadoras de la inteligencia; pero el dolor de la razón y la enfermedad de la conciencia lo precaven contra ese empleo funesto de su libertad y su derecho. Libre como es en absoluto, puede oponerse a la ley de atracción individual, y aislarse, y no ceder a ninguna asociación ninguna de las formas de su libertad y su derecho; pero el dolor de la impotencia lo previene contra esa exclusión de los fines de su naturaleza. Libre como absolutamente es en esencia, puede asociarse a otros hombres para el mal; pero entonces, la vida de relación opone un derecho a su derecho, una libertad tan absoluta como la suya a la libertad de que hace tan mal uso.

La ley es absoluta: el hombre es libre. Pero hay leyes tan absolutas como esa, que la ordenan. Una ley física para el hombre físico, que se llama ley universal de vida. Una ley moral para el hombre moral, que se llama la ley de su conciencia. Una ley intelectual para el hombre intelectual, que se llama la ley de la razón. Una ley de fines individuales, que obliga al individuo humano a realizar sus fines orgánicos, morales e intelectuales, y que Ie impone la necesidad y el deber de realizarlos dentro de la humanidad. Una ley social para el hombre social, que la naturaleza ha estatuido a los fines peculiares de la individualidad y a los fines generales de la sociedad, y que será ley positiva tanto mas sabia cuanto mas respete la naturaleza, cuando mejor coordine el derecho individual con el social, cuanto mejor complete la libertad de todos con la libertad de cada uno.

Hasta que nació el pueblo americano, ninguna ley positiva había sabido armonizar ese aparente conflicto de libertades individuales y sociales: O se sacrificaban las unas alas otras O se negaban las unas y las otras. Con sólo observar la realidad, los constituyentes del pueblo americano armonizaron el conflicto.

Lo armonizaron, porque reconocieron un principio positivo, y porque de el dedujeron una ley anterior y superior a toda otra. :Este fue el principio que descubrieron: La libertad es un modo absolutamente indispensable de vivir. :Esta fue la ley natural que formularon: La libertad está en correlación del derecho que todo ser racional tiene de vivir, de creer, de pensar, de ejercitar su actividad orgánica, moral e intelectual. Reconocido el principio y formulada la ley natural, ningún esfuerzo les costaba estatuir la ley positiva y la estatuyeron en la Constitución federal, que es una coordinación admirable de derechos y libertades, y la ratificaron de un modo absoluto en la enmienda I" de su código fundamental, cuando no reconocen derecho, facultad ni acción alguna que coarte ni disminuya, ni embarace la acción, la facultad y el derecho del ciudadano para manifestar libremente lo que cree, lo que piensa, lo que condena, s.:>lo O acompañado, en el templo, en la tribuna, en la prensa, en la plaza publica, en reuniones en masa, en asociaciones de cualquier carácter y de fines y tendencias cualesquiera.

Todo podrá perecer en la memoria de los hombres, menos el nuevo mundo político que se creó en esa enmienda inmortal, al declarar absoluto el principio


 

225

 

 

 

de libertad individual. Los que a la simple mención del adjetivo absoluto, aplicado a derecho o libertad, se asustaban y profetizaban la anarquía como resultado inevitable del absolutismo del derecho y la libertad individuales, vieron prácticamente que el único medio de crear el orden estable de la sociedad era basarlo en el derecho absoluto de su libertad que tiene por origen, y en virtud de su dignidad, de su moralidad y de su actividad, el ser por esencia consciente y responsable.

 

 

IV. PRINCIPIO DE AUTORIDAD

 

 

 

"Principio de autoridad absoluta para la ley.

 fundada esa autoridad en la ley escrita y discutida.

aprobada y sancionada por los representantes

del pueblo." (De un programa.)

 

Cuando Dios gobernaba por medio de la tribu de Levi o se dejaba dar pésimas cuentas por las no mas integras tribus de monarcas que lo han representado y desconceptuado ante los hombres, la autoridad venia del buen Dios, era autoridad de -derecho divino. Pero aunque divino, es decir, inaccesible e irrefrendable, nótese que era un derecho el de que procedía aquella autoridad.

Por monstruosa que fuera la impostura, la autoridad de derecho divino tenia una augusta filiación; procedía de un derecho. Así de toda autoridad; para ser tal, necesita proceder de un derecho. Dios no ha tenido nunca el derecho de ejercer autoridad personal sobre los hombres, porque no tiene el derecho de hacer cosas absurdas. Tribu sacerdotal, Iglesia, monarca, déspota, tirano, los que en nombre de Dios han ejercido autoridad sobre los hombres, no han tenido el derecho de ejercerla. Por lo tanto, el derecho invocado para la transigente divinidad y para sus intransigentes delegados, ha sido vicioso; ha sido una ficción, no un derecho. En donde se originaba, se origina y se originara siempre el derecho de ejercer autoridad sobre los hombres, es en el hombre mismo.

En virtud de su dignidad, de su moralidad y de su actividad física, el hombre goza de todos los derechos de su vida, de su razón y su conciencia. Individuo aislado o individuo asociado a otros individuos, la naturaleza Ie conserva los mismos derechos individuales, y se los conserva en absoluto. Imitando a la naturaleza, la ley positiva conserva ya, en casi todo nuestro nuevo continente, el mismo derecho absoluto de su libertad al individuo. Dado este absolutismo del individuo en su derecho, ¿que derecho queda a la sociedad? Le quedan cuantos tiene por necesidad. Le queda el derecho de dirección sobre los intereses generales; Ie queda el derecho de vigilancia sobre los derechos de los asociados; Ie queda el derecho de administración de los intereses colectivos y de ejecución de la voluntad social. Todos esos derechos originan el principio de autoridad que esta basado en la voluntad de todos, en los intereses de todos y en la necesidad de dirección que todos reconocen, acatan y desean satisfacer. La sociedad no es una abstracción ni un mito. Es ni mas ni menos, el con­

 

 

226

 


 

junto de seres racionales que se han reunido para mejor cumplir los fines de su naturaleza. Como de esa reunión nacen sumas de intereses y derechos; y como de esas sumas se originan conflictos de derechos e intereses; y como de esos conflictos proceden actividades desordenadas que es preciso limitar en su órbita precisa; y como, para que el limite que se les impone sea efectivo es necesario que haya quien haga ejecutado, los individuos constituidos en sociedad se ven forzados a gobernarse, no según el interés y el derecho de cada uno, sino según el derecho y el interés de todos, armonizados en el derecho y en interés de cada cual. Apaciguar los conflictos de intereses y derechos; limitar actividades desordenadas; imponer ese limite, eso es lo que se llama gobernar; eso es lo que se llama legislar, juzgar y administrar; eso es lo que se llama reconocer en la sociedad el derecho de dirección, el derecho de vigilancia, el derecho de administración O ejecución.

Ahora bien: como la sociedad no puede ejercer discrecionalmente esa triple autoridad, sin qué preceda un mandato expreso de todos y cada uno de los individuos jurídicos que la componen, una delegación voluntaria de cuidada nos, y la cesión de una parte del poder que juntos tienen, la autoridad perenne es el pueblo; y el derecho de la autoridad delegada, de el dimana. Y dimana directa e indirectamente. De un modo directo, cuando elige sus representantes . en el poder legislativo, en el judicial y en el ejecutivo. De un modo indirecto, cuando se reserva por medio de sus representantes mas numerosos Y mas sujetos a su acción, el derecho de hacer la ley. La ley no es mas que la fórmula expresa, imperativa categórica,. de la voluntad del mayor numero. El poder judicial no .sirve, ni hace autoridad, mas que para aplicar la ley que Ie han dictado; por lo tanto, sólo la autoridad del derecho escrito O de la ley es la que ejerce. El poder ejecutivo no sirve, ni tiene autoridad mas que para ejecutar el mandato de la ley: por lo tanto no ejerce otra autoridad que la del derecho escrito O de la ley.

Así establecidas la filiación y la función de la autoridad, es evidente !el principio en que se funda. Se funda en el derecho que la sociedad tiene de dirigir sus intereses, de velar por sus intereses, de administrar sus intereses, y de dirigir el derecho común, de velar por el derecho común, y de administrar el derecho común.

Mas como para ejercer esas funciones, no siempre en favor, y a veces en contra, del derecho y la libertad absolutos del individuo, la sociedad necesita una absoluta autoridad, se Ie da en la ley. . Por eso, al "principio de libertad absoluta para los derechos del ser humano, fundados en la necesidad imperativa de la conciencia, del pensamiento, de la moralidad, de la dignidad y de la actividad del hombre", se opone el "principio de autoridad absoluta para la ley, fundada esa autoridad en la ley escrita y discutida, aprobada y sancionada por los representantes del pueblo".

 

 


227

 

 

 

IV. PRINCIPIO DE IGUALDAD


 

 

"Principio de igualdad absoluta ante la ley,

sin distinción de razas ni nacionalidades.

fundada en la igualdad de los derechos naturales."

 (De un programa.)


 

 

El hombre no deja de ser hombre por ser de color claro u oscuro, o lo que es idéntico, porque proceda del tronco caucásico o mongo lico o etiope o americano o malayo de la especie humana. El ser racional no deja de ser racional porque su ciudadanía nativa sea carabalí, tagala, china, japonesa o europea. Cualquiera sea su color, cualquiera su nacionalidad, en cualquiera parte es el mismo ser racional el ser humano. Por lo tanto en todas partes se Ie debe la consideración que  llevan consigo la moralidad, la dignidad y la actividad de su naturaleza.

Por lo tanto, en todas partes es un ser de derecho natural, y en todas se Ie debe el reconocimiento de sus derechos naturales.

¿Cuales son estos, si no son los fundados en su propia naturaleza? ¿Es ella quien lo ha hecho físicamente activo? Pues es necesario respetar su actividad física. ¿Es la naturaleza quien lo ha hecho digno? Pues es necesario respetar su dignidad. ¿Lo ha hecho moral la naturaleza? Pues es necesario respetar su moralidad.

Ser activo, O lo que es equivalente, ser de órganos, instintos y necesidades, en dondequiera necesita los derechos que se fundan en la actividad física del ser humano. Digno, O lo equivalente, ser de razón, en todas partes necesita de los derechos que se fundan en la dignidad original del ser humano. Moral, O lo que tanto vale, ser de conciencia, allí donde viva, Ie hacen falta los derechos que se fundan en la responsabilidad del ser humano. En la actividad física se fundan los derechos que genéricamente se llaman de la vida. En la dignidad se fundan los derechos que toman su nombre genérico del funcionar del pensamiento. En la moralidad se fundan los que genéricamente se denominan derechos de la conciencia.

En realidad, los derechos naturales abarcan los llamados civiles y políticos que, meras deducciones de aquellos, no son efectivos sino en cuanto se deducen 1ógicamente de su origen, que es la naturaleza de los seres racionales. Pero la existencia de nacionalidades diversas, la diversa organización de la familia, de , la propiedad, de la transmisión de la propiedad, del orden económico y del orden político, han coincidido con las argucias que en esas varias organizaciones se han basado, para establecer diferencias mas O menos irracionales en ese orden de derechos.

Paliando esa inconsecuencia, la teoría ha distinguido entre derechos naturales y derechos civiles y políticos, declarando ilegislables los primeros, y sujetos a la pauta de una ley orgánica la mayor parte de los otros. Rehuyendo los inconvenientes de la inconsecuencia, la practica ha faciIitado en los países Iibres la consecuencia legal de los derechos civiles y políticos. Ad, en casi toda la América Latina han desaparecido las trabas legales que por diferencias de fe O de nacionalidad se oponían al matrimonio. Así, ya han desaparecido los


 

228


 

 

obstáculos jurídicos que en algunos estados de la Unión Americana se oponían al derecho de propiedad de extranjeros. Así, en Inglaterra, en Suiza, en los Estados Unidos, en muchos estados latinoamericanos, están desapareciendo las barreras que la ley ponía a los derechos civiles de la mujer. Así, en las Antillas inglesas, en los estados antes esclavistas de la Federación americana, en las sociedades latinoamericanas que tuvieron esclavitud y en la parte ya independiente de Cuba, a la emancipación de los esclavos siguió la declaración de sus derechos civiles y políticos.

No obstante estas concesiones a la lógica, la diferencia entre derechos de origen natural y origen social subsiste aun, y sólo previos tramites legales se conceden, por ejemplo, los derechos que van vinculados a la ciudadanía. Pero los derechos naturales han salvado ya casi todas las fronteras, y no son muchos los países beocios que, como España, niegan al extranjero el derecho de creer en lo que quiera, de pensar libremente a su modo, y de ejercitar su actividad a su placer.

Así como la conducta de las naciones estacionarias esta basada en un contraprincipio irracional, así la conducta contraria de las naciones progresistas, y la teoría a que obedecen, están basadas en un principio raciona!.

¿Que es lo que quiere decir la identidad orgánica,2 moral e intelectual del hombre blanco, negro, bronceado, aceitunado? ¿No quiere decir que los hombres todos, sean cualesquiera el color de su tez y su procedencia geográfica, son iguales en naturaleza? La acción del derecho natural es eficaz entre todos los pueblos: ,que significa esa universalidad en la eficacia del derecho, si no significa que todas las asociaciones humanas tienen fines específicos (comunes a toda la especie) y necesitan de medios iguales para realizarlos?

Existiendo originalmente esa igualdad de todos los seres racionales, y halIandose históricamente que en todas partes se manifiestan de un modo igual, y con igual eficacia, los derechos naturales del ser humano, ¿en que esta fundada esa realidad histórica y natural, si no lo esta en un principio?

Fundada en principio la igualdad, ningún esfuerzo costaba el restablecerla; y como no era la sangre el medio de restablecerla, mucho menos eficaz en conseguirlo fue la justa, pero demente, revolución francesa, que la evolución de sentido común hecha en América. Aquí se acepto, se acato y se reconoció la igualdad fundamental del ser humano ante el derecho natural; y para hacerla efectiva en la practica continua de la vida, se declaro la igualdad del ciudadano ante el derecho escrito, ante la ley. Haciendo mas absoluta la declaración, se extendió a cuantos hombres vinieran a ponerse bajo el amparo de la Constitución que declara absolutos los derechos del hombre, aunque no sean ciudadanos y aunque sean de distinto color. De ese modo, reconocidas todas las desigualdades que la naturaleza 3 y las sociedades han establecido entre los

 

2 La conformación del cráneo y los grados de ángulo facial, que efectivamente establecen ciertas diferencias anatómicas entre individuos de distintas razas, no producen diferencias fisiológicas, y eso basta para que haya la identidad de que hablamos.

3 Dentro de la igualdad esencial de todos los seres humanos, en cuanto son seres de razón y de conciencia, la naturaleza ha creado desigualdades accidentales, romo las de la inteligencia, las de potencia afectiva O sensibilidad, las de potencia volitiva O voluntad O actividad, etc., ron lo cual no ha hecho mas que confirmar la ley de libertad.


 

229


 

hombres, se salva la igualdad jurídica, que es la mas positiva, porque nos nivela ante la ley, y que es la mas eficaz por ser la mas positiva.

En el estado a que hoy ha llegado la ciencia política, los principios que reconoce son verdaderos principios de organización social, y no sólo es necesario acatarlos como norma de conducta racional, sino que es preciso adoptarlos conscientemente, como fundamentos indispensables de estabilidad. En ese concepto, el principio de igualdad es tan fundamental como los otros.

 

 

V. PRlNCIPIO DE SEPARACIÓN DE PODERES

 

 

 

"Principio de separación radical en !as tres

funciones de la soberanía del pueblo, O en lo

que se llama poder legislativo, ejecutivo y judicial."

 (De un programa.)

 

El orden social que tenga por fundamentos el principio de libertad absoluta, el principio de absoluta autoridad de la ley, y el principio de igualdad absoluta en el derecho, podría subsistir sin necesidad de otra organización del Estado que la practica de la democracia pura, si esta fuera posible. Pero la democracia pura es tan impracticable que, para acercarse a ella, el buen pueblo suizo ha tenido que apelar en las sucesivas reformas de sus constituciones cantonales, y en la reciente de su Constitución federal, al arbitrio de las resoluciones ad referéndum.

       Dada la imposibilidad del ejercicio directo de la soberanía por el pueblo (eso es lo que se llama democracia pura), es totalmente indispensable organizar el Estado. Y como, dadas las bases, ningún otro sistema de gobierno que el de la democracia representativa puede lógicamente fundarse en elIas, es necesario que la organización del Estado corresponda a ese sistema de gobierno y a los fundamentos en que descansa ese sistema.

Democracia representativa es el sistema de gobierno que, tomando como punto de partida la soberanía del pueblo, y deduciendo esa soberanía del principio de absoluta libertad individual, del principio de absoluta autoridad legal, y del principio de absoluta igualdad jurídica, directa e indirectamente pone en acción esa soberanía: directamente, por medio del sufragio universal y del voto efectivo de las minorías; indirectamente, por medio de los representantes . elegidos para las asambleas legislativas, para la administración judicial, y para la administración general y el consejo ejecutivo.

Mientras la organización del Estado no fue otra cosa que institución de la voluntad suprema de una oligarquía, una teocracia, una aristocracia O un autócrata, todos los árbitros de pueblos pudieron decir con la misma insolente exactitud de que hizo alarde el autor de casi todos los males que desorganizaron la sociedad francesa de todo el siglo XVIII, y de gran parte del siglo XVII: "¡El Estado soy yo!" El Estado eran ellos; Luis XIV, Luis XV, Luis XVI, Napoleón . Nefando, Napoleón Parodia, Isabel y Maria de Inglaterra, Carlos el decapitado,' Carlos el del Yuste, Felipe sin conciencia, Pedro y Catalina II de Rusia, I


 

230


 

 

emperadores dé Austria, los de China, los Taicomes del Japón, la teocracia romana, la egipcia, los Dux, los Médicis, los Borgia, todos personificaban el Estado, porque todos, individuos, familias O corporaciones, usurpaban y monopolizaban los poderes del pueblo.

Pero cuando se Ie devolvió su soberanía al pueblo, y en los países donde se Ie ha devuelto, la antigua ficción pomposa y ampulosa del Estado quedó reducida a una mera expresión de la triple función de la soberanía popular en la vida interior de cada sociedad, y quedó espontáneamente organizado en el momento en que, constituidos el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial, pudieron personificar colectivamente la voluntad del pueblo; que esa personificación colectiva de la voluntad popular en el interior, y de la voluntad nacional en el exterior, es lo que se llama "el Estado"..

Pues bien: la organización de esa entidad, que en una democracia pura seria innecesaria O estaña incorporada al pueblo mismo, puesto que el sena quien directamente ejerciera la soberanía, en una democracia representativa es necesaria y tiene que amoldarse al principio de igualdad jurídica. La aplicación de esos principios a la organización de los poderes del Estado es lo que establece una diferencia tan radical entre las constituciones democráticas y cualesquiera otras.

Siendo esos principios el eje del orden político-social, este y aquellos fallarían, si los poderes del Estado no retornaran periódicamente al soberano, el pueblo; si esas funciones de la soberanía se ejercitaran a expensas de la libertad individual, de la autoridad de la ley, de la igualdad del derecho O si no estuvieran de tal modo delimitadas que operaran con total independencia. Así, pues, en el sistema de la democracia representativa son indispensables tres condiciones capitales para la organización de los poderes del Estado. Primera consideración: periodicidad en el ejercicio del poder; segunda, condicionalidad de la delegación del poder; tercera, separación radical entre los tres poderes por cuyo medio funciona la soberanía del pueblo.

El. ejercicio periódico del poder es lo que caracteriza la republica. La delegación condicional es lo que constituye la omnipotencia del sufragio. La separación de los poderes delegados es la que establece el equilibrio entre el derecho individual y el social, entre los intereses parciales y los comunes entre la libertad colectiva y la autoridad que todos Ie dan a la ley.

La omisión de una cualquiera de esas condiciones en la organización del Estado, adultera el sistema; pero como no puede concebirse una democracia representativa cuyo poder legislativo y judicial no sean resultado de la elección temporal, y cuyo poder ejecutivo no resida en un magistrado electivo, temporal y responsable; y como sin sufragio universal, no hay democracia ni representa­

 

.. La palabra Estado no se usa en el primer sentido, sino en el lenguaje técnico de los tratadistas de derecho publico y de los filósofos políticos. En el lenguaje común de la política, Estado es sinónimo de Nación. De ahí es de donde los angloamericanos, los mexicanos, los venezolanos y los colombianos han tomado la palabra Estado para expresar una diferencia territorial dentro de una comunidad federal; O lo que es lo mismo, para significar que cada un Estado representa una soberanía en la Federación.


 

231


 

 

ción de la voluntad del pueblo, se sobrentienden esas dos primeras condiciones, y sólo hay necesidad de establecer la ultima.

La soberanía popular funciona de modos diversos; 15 dictando la ley, por medio de sus representantes; ejecutando la ley, por medio de su delegado; aplicando la ley, por medio de sus jueces. Esas tres funciones de la soberanía, O ése poder legislativo, ese poder ejecutivo y ese poder judicial, serian una usurpación de la soberanía que representan, destruirían la estabilidad social que están llamadas a mantener y romperían el equilibrio que están destinados a producir entre la libertad del individuo y los derechos de la sociedad, en el momento en que se confundieran O se reunieran O se subordinaran uno a otro. -Expresión, como todos ellos son de tres funciones diversas de la soberanía popular, todos esos poderes giran en órbitas distintas. Confundir esas órbitas sería destruir alguno de esos poderes, y destruir algunos de esos poderes seria destruir todo el sistema. Por eso se ha erigido en principio la separación de los poderes del Estado; y por eso reconoce la democracia representativa el "principio de separación radical entre las tres funciones de la soberanía, O en lo que se llama poder legislativo, ejecutivo y judicial".

 

 

VI. PRINCIPIO DE NACIONALIDAD

 

 

"Principio de unidad, paz y nacionalidad

en las AntiUas:. (De un programa.)

 

Eliminando de un problema de reconstrucción social todos los materiales inútiles que la dificultarían, queda reconstituida la sociedad, y sólo tiene que pensar en el desarrollo de sus propias fuerzas.

Esa será la situación de Cuba, ruando, consumada la independencia y aplicadas a su organización política las doctrinas de nuestro programa, se pongan a excogitar el medio mas pronto y mejor de desarrollar y explayar sus fuerzas interiores. Ya no tendrá que ocuparse de la libertad, porque será el modo natural y la forma consuetudinaria de su vida. Ya no tendrá que disputar los girones de su libre actividad alas autoridades, porque no siendo personal la administración de los derechos y los intereses públicos, no habrá mas que una autoridad, y esa, invisible, la de la ley escrita. Ya no tendrá que temer la invasión de inmigraciones extranjeras, ni la desigualdad de colores en el cutis, porque ya podrá abarcar y abrazar maternalmente a todos sus hijos nativos y adoptivos, en la órbita extensa de la igualdad jurídica. Ya no tendrá que esperar ansiosamente las deliberaciones de sus constituyentes, porque, si ellos son sensatos y no se van a buscar teorías fósiles ala revolución francesa, O a pedir argumentos eriales a los eruditos ignorantes de la libertad que hormiguean en Europa, con los cuatro sencillísimos principios que nos sirven de norma tendrán

 

15 En realidad, de cuatro; que el acto de la elección O delegación es acto y verdadera función de la soberanía; pero, como el poder electoral se ha convertido erróneamente en un derecho político, sólo se consideran tres poderes.


 

232


 

 

lo necesario para una Constitución breve. y fácil, lógica y coherente que en cuatro días puede hacerse para cuatro siglos, si habla el sentido común y se calla la habladora fantasía, si se cierran los libros que antes no se abrieron y se envainan los sables que antes tardaron en desenvainarse.

Constituida la sociedad cubana, no sólo en el papel que llena una ley fundamental, sino en las bases eternas de toda sociedad humana, tendrá que consultar sus propias fuerzas. ¿Le bastaran para hacer efectiva en el mundo la influencia que sus riquezas Ie prometen?

Es una isla, y tiene en sus costas un libre acceso de quinientas leguas a cualquier poder marítimo, por insignificante que sea. Es un territorio inmenso para su corta población, y carecerá del vigor interno que, en la economía social como en la rural, no tienen los terrenos abandonados a si mismos. Es fracción de una raza, todavía ignorante de su destino en el Nuevo Continente, y necesita unirse a otras fracciones de su raza para reconstituir la unidad. Es laboratorio de una fusión de elementos humanos que, unidos, han de formar en lo futuro la verdadera raza de las Antillas,6 y esta obligada a no desatender los medios indirectos que puedan servir para esa obra.

Uno de sus medios indirectos es la nacionalidad. El modo de reconstituir la unidad de la raza latina en las Antillas es la nacionalidad. La manera de sustituir artificialmente el vigor que no tienen territorios despoblados, es la nacionalidad. El elemento necesario de fuerza para suplir lo que falta a un país cuyas costas son accesibles a cualquiera fuerza naval, es la nacionalidad.

La nacionalidad no se establece cuando se quiere, ni como se quiere. Se establece cuando conviene, si se puede. Se debe establecer como pacto de razón, si es necesario, para los fines positivos de una O varias sociedades y para los fines históricos de una raza.

En el primer caso, la nacionalidad no es un principio. Es un medio artificial, casi siempre artificioso, frecuentemente depravado, para llegar a un fin mecánico, el establecimiento de una fuerza material que aniquila O debilita una O muchas fuerzas de la civilización. Una fuerza de civilización eran en España los judíos, creadores del crédito, sostenedores del comercio, mediadores personales

 

6 No están a la altura del problema político y social que la independencia va a plantear pronto en Cuba. y planteara algún día en Puerto Rico, los que intenten burlar con efugios inútiles, O eliminar por medios sediciosos y violentos. uno de los factores mas patentes de reconstrucción y orden social en !as Antillas. Nos referimos a la raza de color y a las cien Variedades que con la raza blanca esta formando. Esas dos razas madres y !as subrazas que de ellas se derivan, están destinadas a formar en todo el archipiélago. y especialmente en Puerto Rico y Cuba, la verdadera raza de las Antillas. raza sui generis que por uno de sus componentes (entroncó latinoamericano) conservara todas las tradiciones. todas las tendencias de carácter. todas las influencias de educación y toda la genialidad literaria y artística de su congénere de Europa, y que por medio del otro componente (el tronco etiópico americano) mantendrá las virtudes de la raza africana y modificara, modificándose a la vez, las influencias del carácter latino en Europa y en América.

A esta obra de fusión social es a lo que especialmente han de dedicarse los capaces de ciencia y de conciencia que hayan de gobernar en Cuba y Puerto Rico. si quieren tener un pueblo que se gobierne a sí mismo, y no una sociedad fraccionada en dos elementos hostiles de población, como en el Perú. Bolivia y México. donde la raza aborigen no forma parte integrante. sino como elemento pasivo O perturbador. de la población que gobierna y que decide.


 

233
 

 

del progreso material e intelectual de la Edad Media, y por querer establecer una nacionalidad exclusivista, España mató en si, al expulsar a los judíos, esa fuerza. Poderosísimas las tenia la civilización en los moriscos que, durante siete siglos, alimentaron el pensamiento científico de España; pulieron y ablandaron y civilizaron las costumbres góticas; mejoraron la agricultura; cruzaron de canales asombrosos el territorio que ocupaban; enriquecieron con sus vastas industrias la península ibérica; contribuyeron positiva y negativamente a formar el carácter español; crearon aquella arquitectura encantadora que imitada por una rama. de la misma raza, ha dejado en el Indostan tres de las maravillas arquitectónicas del mundo; produjeron aquella .amable semirraza de los mozarabes, que acaso hubiera concluido por fundir y mejorar las dos razas hostiles. que recordaba, y anticiparon en la Iglesia muzárabe de Toledo una especie de reforma religiosa que hubiera podido simplificar en el mundo, y hacer efectiva en la exclusivista península, la obra de la gran reforma: España destruyó todas esas fuerzas de la civilización por querer constituir una nacionalidad española. Fuerzas de la civilización, una civilización entera, dos civilizaciones completas, eran la azteca y la inca, en mas de un carácter superiores a la misma civilización occidental que España empezaba a deprimir, y que dice inútilmente que trajo al Nuevo Mundo; y España destruyó la civilización azteca y la inca, por obstinarse en forjar su nacionalidad monstruosa. La absurda nacionalidad austriaca, fundada en la conquista; la nacionalidad rusa, no menos absurda y no menos fundada en la conquista; la nacionalidad alemana, que acaba de fundarse en el despojo; la misma nacionalidad italiana, mas lógica, mas natural, mas racional, mejor que todas las anteriores, pero que solo ha sabido fundarse en la unidad mecánica, son nacionalidades de conveniencia. Han convenido a la ambición dinastica o al insano equilibrio de fuerzas antagónicas que llaman equilibrio europeo, y no hay una sola de todas ellas, ni aun Italia, que mas o menos perceptiblemente no haya obstruido el progreso humano y paralizado o desequilibrado o anulado alguna o algunas fuerzas de la civilización.

En las Antillas,7 la nacionalidad es un principio de organización en la naturaleza; porque completa una fuerza espontánea de la civilización; porque sólo en un pacto de razón puede fundarse, y porque coadyuva a uno de los fines positivos de las sociedades antillanas, y al fin histórico de la raza latino americana.

E! principio de organización natural a que convendrá la nacionalidad en las Antillas, es el principio de unidad en la variedad. La fuerza espontánea de civilización que completara, es la paz. El pacto de razón en que exclusivamente puede fundarse, es la confederación. El fin positivo a que coadyuvad es el progreso comercial de las tres islas. El fin histórico de raza que contribuirá a realizar, es la unión moral e intelectual de la raza latina en el Nuevo Continente.

La nacionalidad convendrá en las Antillas al principio natural de organización, porque sólo estableciéndola se producirá la unidad de medios externos unida a la variedad de modos internos de vida y de progreso. Producirá la paz,

 

7 Las Antillas a que nos referimos son: Puerto Rico, Santo Domingo y Cuba. Por el camino que ellas tomen, irán tarde O temprano las demás. Pero aun es temprano para señalar a todas ellas su camino.


 

234

 

 

 

 

porque sólo unificando la acción social y política de esos tres pueblos, se puede notar desde el primer momento la rivalidad, la ambición, la envidia y la jactancia agresiva de gobiernos vecinos. Se fundirá en una Confederación, porque el pacto federal es inaplicable a territorios divididos por el mar y a sociedades educadas en la exclusión y en la reclusión del localismo. Coadyuvara al progreso comercial de las tres islas, porque suprimirá entre las tres las barreras que establecen las diferencias económicas. Contribuirá a realizar la unión latinoamericana, porque será un ejemplo mas practico que el de la unión centroamericana, y probablemente mas duradero que el de ]a Confederación de la antigua Colombia.

Nada exigirá mas elevado patriotismo, mas sabia previsión ni esfuerzos mas perseverantes que la propaganda en pro del establecimiento de la nacionalidad de las Antillas. Independientemente de los obstáculos históricos, hay uno del orden social, y otro del orden político, que obstaran por mucho tiempo acaso el establecimiento .de la nacionalidad. El primer obstáculo nace del diferente estado social de las tres islas. El de Puerto Rico y Santo Domingo es indisputablemente superior al de Cuba; el de Santo Domingo constituye por si solo una nacionalidad, defectuosa e impotente a no dudarlo, pero una nacionalidad con caracteres distintos.

El segundo obstáculo nace del estado político, que es necesariamente muy atrasado en todas ellas, pero que por el orden en que han ido constituyéndose en soberanías independientes, presentaran diferencias perturbadoras.

Empero, las ventajas contrabalancearan los inconvenientes; y si el mismo origen, las mismas condiciones físicas, morales e intelectuales, los mismos problemas de vida, el mismo idioma, la misma historia de dolores y el mismo destino aparente no establecen el lazo de nacionalidad, rebeldes a la naturaleza hemos de ser.                                                                          .

 

VII. PRINCIPIO DE EXPANSIÓN

 

 

"Principio de expansión hacia el Continente

americano." (De un programa.)

 

En las grandes masas de los astros como en los átomos invisibles de los cuerpos; en las sociedades lo mismo que en los individuos; en una nación como en una familia de naciones, toda fuerza tiene dos tendencias: una, a explayarse; otra, a concentrarse. En los astros, la primera se llama fuerza de expansión (centrifuga); y la segunda se denomina fuerza de concentración (centrípeta). En los átomos, fuerza de repulsión y fuerza de atracción. En el hombre social e individual, fuerza de acción y de reacción. En las naciones y en las familias de naciones, difusión O fuerza de expansión, y equilibrio, O fuerza de exclusión.

Con distinto nombre O con diversa aplicación, el hecho y sus manifestaciones son idénticas en el astro, en el átomo, en la sociedad, en el individuo, en una sola nación O en muchas naciones conexas por intereses pasados, presentes O previstos. El hecho es que hay una fuerza; y las manifestaciones son las


 

235


 

 


 

 

tendencias de esa fuerza, por una parte a explayarse, por otra parte a recogerse. Pero, ¿por que, en fenómenos O hechos generales tan distintos como son el movimiento planetario en el espacio, la acción molecular en los cuerpos, la vida en sociedades e individuos, la conservación de naciones aisladas O relacionadas, por que toda fuerza tiene las mismas dos tendencias? Porque toda fuerza obedece necesariamente a dos principios fundamentales; el uno, que la obliga a la mayor extensión posible; el otro, que la recoge en la mayor intensidad que darse pueda. La fuerza que carece O ha perdido el principio de concentración, se explaya, se extiende sin cesar y se consume. La fuerza que carece O ha perdido el principio de expansión, se concentra, se paraliza sin cesar y se anula. Es decir que, para ser efectiva, cualquiera fuerza tiene que someterse a la dirección del principio que la explaya y del principio que la contiene.

El principio de concentración O de conservación es el que constituye la personalidad interna de una nación, su soberanía innata, el dominio y la dirección de sí misma;' es el principio que conservara independiente, libre, próspera y feliz a Cuba, si después de victoriosa contra los usurpadores, sale victoriosa de sus perturbadores (sean anexionistas O independientes, conservadores O radicales), y se pone a trabajar en paz con y para todos sus hijos, nativos y adoptivos, claros y oscuros, criollos y forasteros. En cualquier sentido que se tome la palabra fuerza, Cuba será entonces una fuerza. En el sentido físico, porque será una población capaz de la paz y de la guerra. En el sentido social, porque representara trabajo y producción. En el sentido internacional, porque valdrá como aliada, como neutral, como enemiga. Sean cualesquiera los eventos que puedan inducirla a tomar ante otra u otras naciones la actitud internacional de enemiga, de adicta O de neutral; y sea cualquiera el peso que se atribuya a su fuerza armada, a su fuerza económica y a la fuerza de su influencia nacional, el hecho es que siempre será solicitada, como toda fuerza lo es, hacia Si. misma y hacia fuera de Si. misma.

¿Que hará? ¿Se encerrara dentro de sí misma? La historia de las murallas de la China, del Tabernáculo de Jerusalén, de la Regencia del ano 12 y de la autocracia del Paraguay la advertirán contra exclusiones que, sean de la actividad industrial e intelectual del mundo entero, como en el Celeste Imperio; de las creencias de todos los demás hombres, como en el pueblo de Dios; de derechos y libertades, como los que prefirieron, antes que concederlas, perder todo un continente; O sean exclusiones dementes de la civilización en masa, como en el Paraguay del doctor Francia, siempre conducen a la inmovilidad, a la dispersión, a la muerte O a la impotencia. La ley universal es la misma en el cielo y en la tierra: toda fuerza necesita de sus dos principios para ser efectiva. Y si no, se aniquila O se anula. En el cielo, se aniquila el cuerpo que no obedece al principio de concentración: por eso hay bólidos, aerolitos y meteoros fugitivos. En la tierra se anulan las naciones que no obedecen al principio de expansión: por eso hay Chinas, hay Judeas y hay España en la historia.

Para no ser España, ni Judea, ni China, es necesario hacer expansivas las fuerzas nacionales, obedecer al principio de expansión, salir de si misma, difundirse, vivir juvenilmente la activa vida de relación que solicita y espera a


 

236

 

 

 

todo pueblo del Nuevo Continente, y acaso mas que a otro cualquiera, a los que se han formado en el archipiélago de las Antillas, centro del mundo civilizado, camino del comercio universal, objetivo de la industria de ambos mundos, fiel de una balanza que ha de pesar algún día los destinos de la civilización cosmopolita.

No en vano las encontró inesperadamente Colon en su camino; que si alguien, ni negado por mi ni confesado, se Ocupara fuera de este mundo sublunar de las cosas de este mundo, se podría atribuir a ese alguien el designio de hacer comprender al inconsciente descubridor del Nuevo Mundo que las islas inesperadas que encontró en su camino habían de encontrarse en lo futuro al paso, y como centro y como núcleo, de un mundo nuevo de ideas, de intereses, de actividad y progreso.

Desde que aquel visionario profético entrego las Antillas mejores al peor de los gobiernos coloniales, esas islas no han vivido mas que para contrariar su destino. España las encarcelo en si mismas: las cerro a la comunicación intelectual del mundo, les negó la comunicación del progreso universal; puso entre unas y otras las barreras de incomunicación que un decreto imbecil 8 acaba de hacer mas opresivas, y si Cuba y Puerto Rico no hubieran sido elementos absolutamente indispensables del movimiento comercial de la civilización -con sus aranceles, sus derechos fiscales, sus aduanas y su sistema tenaz de prohibición­ las hubiera vedado hasta al comercio. No siendo esto posible, y siendo solicitadas una y otra por el cambio internacional, a el deben Cuba y Puerto Rico, sobre todo Cuba, la prosperidad artificial de que han podido gozar bajo la férula de los usurpadores. Pero Ie deben mucho mas. Le deben una lección que Cuba estará pronto en estado de utilizar para siempre. Ese cambio internacional que, sin armas, sin guerra, sin violencias, antes sumiso que rebelde alas leyes prohibitivas de la Colonia, emancipo comercialmente de España a Cuba y Ie dio ante los mercados del mundo una personalidad internacional que jamás ha conseguido España, ,no ha probado practica, positiva, aritméticamente que el destino de Cuba y de todas las Antillas esta, quieran ellas O no quieran, en la expansión de sus fuerzas, en su comunicación cordial con todo el mundo, en la difusión de sus medios interiores de vida y de progreso hacia el exterior mas cercano y hacia el mas remoto?

El exterior mas cercano son las islas sus hermanas; y antes que Otra cual. quiera, Puerto Rico; y tan interesante como esta para ese fin, la isla favorita de Colon. Hacia ambas la llama el principio de nacionalidad. Pero el exterior hacia donde la llama el principio de expansión es ese continente latino americano, emulo de las Antillas en el largo dolor del coloniaje, ejemplo glorioso en la lucha por la vida propia, maestro heroico en la áspera tarea de la reconstrucción, hermano en la raza, en la sangre, en las tendencias, en el carácter en las necesidades del presente, en los vicios heredados del pasado, en la obra común del porvenir.                          .

                         Hacia el, por afinidad, por simpatía, por previsión, por deber -como los elementos químicos buscan a sus afines, como el que sabe el dolor moral busca enfermo de dolor moral, como prevé el que no tiene por único horizonte su

 

8 El decreto que prohíbe la introducción del tabaco de Puerto Rico en Cuba.

 

237


 

 

nariz, como cumple con su deber el que tiene suficiente grandeza para acatarlo hacia ese continente calumniado por los que antes no supieron apreciarlo y por los que hoy no saben conocerlo, hacia el debe Cuba, deben nuestras Antillas tender fraternalmente los brazos, porque hacia el las llama irresistiblemente el principio universal de fuerza que as! impele los planetas hacia el sol central, como impele pueblos hermanos hacia hermanos.

 

238

 

 

 

Top

 

<<Previous