Adobe Reader may be required to view files on this page.


This digitization project was funded by a grant from the National Endowment for the Humanities

 

 

EUGENIO MARIA DE HOSTOS’S TEXTS WRITTEN in NEW YORK- ARTICLES

 

 

9. La llamada abolición de la esclavitud

 

En la Gaceta oficial del día 11 de abril num. 4 se publica el decreto del general Sanz 157 reglamentado de nuevo la contratación de los libertos. 

De el copiamos los siguientes artículos.

1. Todos los contratos celebrados por los libertos por consecuencia de lo prescrito en el articulo 2 de la Ley de Abolición de Esclavitud que están vigentes así como los que en lo sucesivo se celebren, se entendenin obligatorios por lo menos hasta el 20 de abril de 1876.

      5. Se prohíbe que ninguna persona que no sea propietario, comerciante o industrial, pueda contratar ningún liberto.

      En el 1 se determina que "los libertos no podrán exigir jornal mas elevado que el que en épocas normales sea común en cada localidad, descontándose de su importe el de la manutenciónn y vestido, si los propietarios se comprometen a mantenerlos".

Los abolicionistas puertorriqueños tenían tanto afán por verse libres de la esclavitud, que no se cuidaron absolutamente de estudiar la capciosa ley de abolición que les dio Castelar, de acuerdo con los negreros de Cuba y Puerto Rico. Por eso hicieron tanto ruido y alabaron tanto la ley hipócrita, que debieron considerar como nuevo ultraje y nueva burla.

Hoy purgan su complicidad con los malvados. El decreto de Sanz, con solo reglamentar las disposiciones de aquella infame ley, ha restablecido la esclavitud.

¿Que, sino esclavitud, es el estado de esos libertos infelices que tienen que aceptar por tres anos mas el servicio obligatorio a los patrones con quienes contratan su trabajo?

 

l57.Jose Laureano Sanz y Posse (1822-1898), nombrado Capitán General en Puerto Rico al establecerse la Republica en España (1869), impuso un régimen de severa represion. Fue relevado del mando en mayo de 1870. Sin embargo, el gobierno españolo nombro para el mismo cargo en 1874. Véanse mas datos sobre esta figura en Labor Gomez. Sanz, promotor de la conciencia separatista en Puerto Rico. (Rio Piedras: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1974).


 

 

220


 

 

¿Que, sino esclavitud, es el estado de esos negros desventurados que no pueden contratar su trabajo con quien quieran puesto que el decreto señala las clases a quienes es permitido con tratarlos?

      ¿Que, sino esclavitud, es el estado de esos hombres sin derecho que no tienen ni aun el de fijar precio a su trabajo?

      Si esto no se llama esclavitud, es necesario que se llame explotación.

La esclavitud, infame e inicua como es, al menos es algo que niega rotundamente la libertad y legisla incondicionalmente sobre las personas que de clara cosas; pero esa tenebrosa hipocresíaa que trata como cosas sin derecho a los seres que había declarado personas de derecho, si no es el mas horrendo de los estados de esclavitud, es el estado mas terrible de desesperación.

Pero hay algo mas que una iniquidad contra los siervos en ese decreto monstruoso: hay un atentado brutal contraía propiedad y el trabajo de los puertorriqueños libres.

La intención de ese decreto es clara. Quiere asegurar a los grandes propietarios los brazos que antes tenían a su disposiciónn; quiere que ese trabajo sea obligatorio por tres anos mas; quiere que el precio de ese trabajo sea el que mas satisfaga a los antiguos Señores de esclavos. A ese tiránico deseo responden los tres artículos que hemos extractado del decreto.

Ahora bien, los pequeños propietarios, comerciantes e industriales, no pueden contratar por tiempo fijo y largo plazo; claro es que solo los grandes propietarios, comerciantes e industriales son los favorecidos en contra del derecho de los demás. Y como los pequeños propietarios, en el precio del salario, tendrán que aceptar el necesariamente caro que impondran los trabajadores libres, claro es que lo que ganan con el derecho los acaudalados, lo perderán los no acaudalados; si esa perdida durara los tres anos que fija el decreto, la ruina de los pequeños propietarios, comerciantes e industriales será segura.

      Felizmente para ellos, eso no sucederá, porque... "si el general Sanz esta en Puerto Rico", otros están en otras partes.

      Y aun cuando no hubiera buenos puertorriqueños y excelentes amigos de Puerto Rico que, fuera de la Isla trabajaran por


 

221

 

salvarla de la ignominiosa tiranía del desden, siempre ha habido y hay siempre dentro de la Isla hombres decididos a cumplir con su deber.

Y si esos faltaran, aun habría hombres inteligentes para ver que cuando un gobierno tiene la avilantez de proscribir a toda una parte de la sociedad del derecho de contratar su trabajo, ese gobierno cae a impulso de la irritación del pueblo.

El gobierno que eso hace es el que se ha atrevido, por el articulo 5Q del decreto que hemos extractado, a prohibir "que ninguna persona que no sea propietario, comerciante o industrial, pueda contratar ningún liberto". Eso quiere decir que es necesario ser rico o español para poder conseguir trabajadores a jornal barato. Eso quiere decir que se arrebata a todo el país, excepto a los españoles y a los ricos, el derecho único que jamás se había atrevido tiranía ninguna a arrebatar, el decreto de comprar trabajo.

De modo que, incapacitados de prestar los libertos su trabajo a quienes quieran, imposibilitados los no propietarios o comerciantes o industriales, al comprar al liberto su trabajo, y sujetos a libreta los jornaleros libres, la organización del trabajo en Puerto Rico es un verdadero estado de esclavitud para los libertos, es verdadera servidumbre para los jornaleros libres y una verdadera sentencia de miseria para todos los que no siendo ricos no puedan hacer frente a esa terrible situación.

 

222

 

Top

 

<<Previous