Adobe Reader may be required to view files on this page.


This digitization project was funded by a grant from the National Endowment for the Humanities

 

 

EUGENIO MARIA DE HOSTOS’S TEXTS WRITTEN in NEW YORK- INTERVIEWS WITH THE AMERICAN PRESS

 

 

Entrevista con The New York Commercial Advertiser, Nueva York,julio 21,1898.

 

¿Cuales serán las intenciones del Gobierno americano respecto del porvenir de Puerto Rico?

 

 

Esta mañana fue entrevistado en el Hotel América el Sr.. E.M. Hostos, Representante de las Juntas puertorriqueñas de Venezuela, de Santo Domingo y este país, que ha venido a solicitar una audiencia con el presidente McKinley concerniente al futuro de Puerto Rico. Es como de setenta anos, de mediana estatura y figura esbelta, y su semblante tiene asombroso parecido con los retratos del primer ministro Sagasta. Cuando se llamo su atención a esta circunstancia el señor Hostos dijo con una sonrisa:


 

423


  

"Nunca se me ha ocurrido pen sarlo aunque el señor Sagasta es un viejo amigo mió. Estuvimos desterrados juntos en París en 1867, y aunque no concuerdo con sus miras políticas actuales, todavía lo estimo".

Viene el señor Hostos a pedido de los revolucionarios re­sidentes en Venezuela, desde Chile, don de dirigía uno de los Liceos de Santiago, puesto al cual fue llamado en 1888 por el Gobierno de aquel país con el fin de que así ayudara a la reorganización del sistema educacional.

Hablando de su misión en los Estados Unidos dijo:

       "Tratare de asegurarme de las intenciones del Gobierno americano respecto al porvenir de Puerto Rico. Parece que mi patria esta destinada a convertirse en territorio americano contra la voluntad de su pueblo. Me gustaría ver al pueblo americano en el carácter de maestro, amigo y consejero nuestro, tanto en los asuntos económicos y políticos, como en los sociales; pero no en el de nuevos españoles, déspotas, gobernantes tiránicos como los por quienes el pueblo americano esta sacrificando sus vidas para libertad a Cuba".

"Si Puerto Rico eligiera ser anexado a los Estados Unidos", continuo, "y su elección se hiciera por medio de plebiscito, entonces nosotros, abogados de la independencia, nos inclinaríamos ante la vol un tad de la mayoría, legalmente expresada. Somos republicanos. Luchamos por el principio de la mayoría, y si la mayoría de mis compatriotas favoreciera la anexión a los Estados Unidos, me sometería a su veredicto. Pero ni a mí, ni a ningún otro republicano puertorriqueño Ie gustaría ver al pueblo americano violando su misión de potencia democrática al forzar a Puerto Rico a convertirse en una dependencia de los Estados Unidos, en lugar de ayudarlo a sacudir el yugo de sus opresores españoles para dejarlo fabricar su propio Gobierno independiente".

"Si mi país se somete al yugo americano, Ie diré adiós para siempre. La libertad de Puerto Rico y de otros países de habla española ha sido el ideal de mi vida, y si mis compatriotas cambiaran un yugo por otro, dedicare mis energías a la misma causa republicana, pero me quedare siendo el expatriado que he sido durante treinta anos".


 

424


 

"Iré a Washington tan pronto como sepa que el Presidente y los otros altos funcionarios de su gobierno están dispuestos a recibirme. Para preparar mi ida, y averiguar sus sentimientos respecto a mí comisión, el Dr. J. Julio Henna, Presidente de la

Junta Puertorriqueña de esta ciudad, y yo, hemos enviado a Roberto H. Todd, Secretario de nuestra organización, a Was­hington. Espero contestación dentro de uno O dos días, y mientras tanto se llevada a cabo en esta ciudad, el viernes por la noche, un meeting con el fin de presentarme a mis compatriotas de Nueva York y de discutir con ellos la situación. Si tengo la oportunidad de hablar con el Presidente, continuo el señor Hostos, puedo quizás indicar un medio digno del pueblo ameri­cano. Todos estamos contentos de la expedición del general Miles por creerla absolutamente necesaria para que se cumpla la Resolución Conjunta del Congreso de Washington, pues Puerto Rico debe ser tratado como Cuba, pues la emancipación de la una sin la del otro es virtualmente imposible. España debe ser arrojada del hemisferio occidental. Si dejan ustedes que este tan cerca de Cuba como lo estada quedando en Puerto Rico, Cuba Libre será un mito".

Se pregunto al señor Hostos que pensaba de las tirantes relaciones entre cuban os y americanos en Santiago de Cuba, pero rogó que se Ie eximiera de dar su opinión, diciendo: "Amo a unos y otros; y el asunto es muy triste. Espero que todo mal entendido desaparezca. No puedo discutir sobre eso".

El señor Hostos es bien conocido en Sur América y también entre los republicanos de España como autor de muchos libros que proclaman ideas avanzadas. Es graduado de una escuela de

leyes de Madrid, pero no ejerce, prefiriendo vivir con el pro­ducto de su pluma y como pedagogo.

 

Entrevista con The New York Commercial Advertiser, Nueva York,julio 21,1898.

 

 

425

 

Top

<<Previous